Iberoamérica toma el modelo del Servicio Penitenciario Federal argentino

El ministro Alak presidió el Encuentro Iberoamericano de Género en Prisión en el complejo penitenciario federal de Ezeiza. El funcionario destacó las condiciones de alojamiento creadas, “que favorecen la reinserción social de los condenados y, por lo tanto, la reducción de las tasas de delito”.
Los países iberoamericanos tomarán el modelo del Servicio Penitenciario Federal argentino (SPF) como referencia de “buena práctica” para avanzar en reformas de sus sistemas carcelarios, fundamentalmente en materia de políticas de tratamiento de las mujeres privadas de su libertad.Así lo indicaron las conclusiones del Encuentro Iberoamericano de Género en Prisión, en el complejo penitenciario federal de Ezeiza, por el ministro de Justicia, Julio Alak, quien destacó los “importantísimos objetivos” alcanzados por el SPF “en la creación de condiciones de alojamiento que favorecen la reinserción social de los condenados y, por lo tanto, la reducción de las tasas de delito”.

Tras dos jornadas de debate, representantes de los gobiernos de Chile, Costa Rica, Ecuador, España, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Paraguay, Portugal, República Dominicana y Uruguay acordaron “promover las condiciones que remuevan los obstáculos con los que la mujer se encuentra en prisión, prestándole una atención integral, con perspectiva de derechos humanos”, y consideraron “fundamental atender de forma específica el tratamiento de las madres en prisión y a los menores que las acompañan”.

En tal sentido, acordaron que “para la generación de un programa regional, que cada país desarrollará conforme a su legislación y realidad interna, se tome como base el Programa de Género en Prisión del Servicio Penitenciario Federal argentino, en calidad de documento marco y buena práctica nacional”.

A esos conceptos adhirió el titular del Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente (Ilanud), Elias Carranza, quien destacó hoy el “trabajo de excelencia” que desarrolla el gobierno argentino en el tratamiento de la mujer en prisión, y opinó que “el programa que viene desarrollando el SPF en los últimos cinco años representa un punto de referencia muy valioso para los demás países de la región”.

Por su parte, el secretario general del Consejo de Ministros de Justicia de Iberoamérica, Javier Moreno Catena, hizo hincapié en “los avances en la implementación de políticas penitenciarias favorables al reconocimiento de la población reclusa como sujeto de derecho”, y celebró la decisión de tomar al modelo del SPF como punto de apoyo para la elaboración de un programa iberoamericano de género en prisión.

En el cierre del encuentro —organizado y coordinado por el titular del Servicio Penitenciario Federal, Alejandro Marambio—, el ministro Alak mencionó algunos de los “importantísimos objetivos” alcanzados en los últimos años por el SPF. En ese sentido, subrayó “la superación del problema histórico de la superpoblación carcelaria”, y precisó: “Hoy tenemos más plazas de alojamiento que internos, y del total de la población el 50 por ciento trabajar y el 60 por ciento estudia gracias a políticas de aliento a actividades formativas que constituyen la clave de la reinserción social y, por lo tanto, instrumento formidable para la reducción de las tasas de delito”.

Alak también subrayó los avances en materia de tratamiento de “las particulares necesidades de la mujer en prisión”, y manifestó su “esperanza de que esta experiencia resulte un aporte útil para nuestros países hermanos”.

“En nuestra región, el objetivo de bajar las tasas de delito representa para todos nosotros un desafío importante, pero estamos convencidos de que la necesaria sanción penal no alcanza y que la mejor doctrina es la promoción de mayor igualdad de oportunidades y más justicia social”, sostuvo Alak.

“Por eso —agregó el ministro— es fundamental que sigamos fortaleciendo políticas soberanas diseñadas por nosotros mismos y no por los centros mundiales del poder económico, porque si persistimos en esa convicción podremos avanzar en el camino del crecimiento con inclusión social y distribución equitativa de la riqueza y, de esa manera, crearemos condiciones que se traducirán indefectiblemente en la reducción de los índices de violencia en nuestras sociedades”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s