Repercusiones en Tucumán de la Feria de Ciencias en Tecnópolis

Sábado 29 de Octubre de 2011 | Cinco internos del Instituto Roca ganaron un premio en la Feria de Ciencias. Dos de ellos llevaron el proyecto a Buenos Aires y allí fueron distinguidos. “Más-caras” es el fruto de una investigación de los chicos sobre el carnaval del NOA. ¿Y ahora qué viene? “Mi mamá me dice que me porte bien, que ya no robe ni me drogue… Y creo que voy a cambiar”, dijo uno de ellos.

“Me lo hice yo solo”, aclara de entrada Diego, flequillo recién cortado.Se refiere al piercing que destella en su oreja izquierda. A su lado, muy serio, y deslumbrado por Buenos Aires, Nelson mantiene cerrada hasta el cuello la campera negra con tres tiras en el brazo. Los dos tienen 17 años y están impecables para la entrevista.
“Anduvimos por el Obelisco. En Tecnópolis había mucho para ver. Lo que más me impresionó fue el stand de los glaciares y lo de Fuerza bruta”, cuenta Nelson. “Hemos conocido otra gente, cómo aprender; nos hemos sentido otras personas, lo que nunca hemos sido”, afirma Diego.

La escena transcurre en la Dirección del Instituto de Menores Roca. Junto a otros tres compañeros habían ganado en la instancia provincial de la Feria de Ciencias, en la modalidad Educación en contexto de encierro. A Nelson y a Diego les tocó exponer en Tecnópolis, donde fueron distinguidos por su trabajo “Más-caras”. Esto le contaron a LA GACETA:

D: Ahora quiero estudiar para ingeniero agrónomo. Fui hasta séptimo grado. En el instituto estoy hace dos meses y tres semanas. Estuvimos haciendo huerta, estudiando, yendo al gimnasio. Vienen a verme mi mamá y mi abuela. Ella me ha dicho que me porte bien, que cambie, que ya no robe ni me drogue… Y yo creo voy a cambiar.

N: Ir de viaje con otro tipo de gente fue genial. Fuimos en colectivo con otras escuelas, con profesores, chicos, chicas, y nosotros con operador del instituto. Hemos hecho un montón de amigos.

D: Los sorditos hablaban con señas con nosotros… Y se hacían entender. ¡Novias, no! Conocimos un par de chicas, como amigos nomás.

N: Cuando ganamos, la profe saltaba de alegría, y mi mamá y mis dos hermanas estaban muy orgullosas y contentas.

D: Trabajamos sobre la Marcha de las Máscaras del carnaval del NOA. Hemos investigado en Internet. No conocíamos las máscaras y son varias: el diablo mayor, el diablo, los diablillos; las confeccionamos de cartón, de papel, alambre, pintura y brillantina. También hemos hecho souvenirs: mascaritas de goma eva para entregar a la gente.

N: El diablo está enterrado todo el año, y el primer día de carnaval lo desentierran para que reine. Al final lo vuelven a enterrar en el mojón, una pirámide de piedra… La gente se transforma, hacen lo que no hacen todo el año, por el espíritu del carnaval. Viene de muy antiguo, por eso le dicen popular, ritual y tradicional.

D: Popular porque lo hace toda la gente, tradicional porque se transmite de padres a hijos, y ritual porque lo hacen todos los años en buena parte del norte argentino..

N: La celebración empieza con el Jueves de compadres y el Jueves de comadres. Después vienen las invitaciones: todo el día es fiesta, y toman chicha de maní, chicha de maíz y saratoga.

D: En Tecnópolis, detrás de las máscaras, la gente quería conocernos a nosotros. En carnaval los diablitos cambian la voz para ser otros y ser iguales entre ellos. Ya los pobres no son pobres ni los ricos son ricos, son todos iguales.

N: Es feo estar encerrado. Aparte, ya vamos a cumplir 18. No da estar encerrado toda la vida.

Tal como los diablitos enmascarados, Nelson y Diego quieren ser otros, no tan diablos, y han iniciado el largo camino de la transformación y de la resocialización. Fatan pocas horas para que vayan a la entrevista con el psicólogo y a la audiencia en el Juzgado de Menores. Faltan pocas horas para volver a casa.

¿De qué lado están los culpables?

Habrá gente que los va a aplaudir y gente que los va a defenestrar. Quienes estarán a favor y quienes estarán en contra. Algunos pensarán que para ellos es la oportunidad para que las puertas se abran y transiten una nueva vida. Y estarán quienes sin duda pretenderán que, además de las rejas que los apartan de la sociedad, el muro que los circunda sea más alto. Es y será una discusión de nunca acabar. El debate acerca de para qué sirven los lugares de reclusión es tan viejo como el de qué hacer con los menores que delinquen. Una controversia remanida. Lo importante son las pequeñas luces de esperanza. Esas que nos permiten avanzar un paso, a pesar de que minutos después retrocedamos 10. Nadie sabe si Nelson y Diego volverán a equivocarse (¿alguien lo sabe en realidad con cualquiera de nosotros?). Pero ellos, con su creación artística, dieron un pasito. Decidieron que podían hacer algo que fuera beneficioso, luego de hacer cosas que fueron más que perjudiciales. Entenderlo es tarea de todos. Desde el primero de los gobernantes hasta el último de los ciudadanos. Ellos no deberían haber estado nunca en el Roca. Ellos deberían haber hecho arte en una escuela, en un parque, en un club. La primera responsabilidad sobre su situación los sobrepasa. Y es allí donde la discusión se torna pragmática. Antes de fijarnos en lo que ellos hicieron, fijémonos en qué hicimos nosotros por ellos.

Su autoestima se levanta y pueden ver otro mundo

Sábado 29 de Octubre de 2011 | Silvio Maza Villalba | Defensor de Menores II Nominación

Me alegro mucho por estos chicos. El logro de que un grupo de internos del Roca haya sido distinguido en la Feria de Ciencias a nivel provincial y nacional es importante. Es muy alentador que se saque al menor del delito y de la promiscuidad, que se le dé una posibilidad de proyectarse en la vida, que sepa que hay otro mundo. No tan sólo nos da la pauta de que se está resocializando -y le sirve para presentar en la Justicia- sino que es fundamental que él sienta que tiene un campo nuevo, una vida nueva, que puede salir del ambiente en el que entró. Creo que ese es el fondo en el que hay que trabajar para que se resocialicen; no tan sólo hay que sacarlos sino que la sociedad espera de ellos este cambio, y que son útiles. Entonces su autoestima se levanta y pueden ver otro mundo. La sociedad es cruel y los estigmatiza, los juzga como adultos. Después de mucho bregar se logró que les retiren la Policía y que trabajen con celadores. Gracias a Dios las cosas están mejor. Ahora están integrados. Hay que proveerles un confort mínimo y hay que controlarlos. En algunos casos sería más fácil -y menos costoso para el Estado- ponerles un trabajador social con libertad vigilada y no internarlos. Lo que pasa es que al juzgado llegan con el hecho consumado. Si pudiéramos trabajar desde antes con incentivos…

En detalle

Saldando una deuda.- “La apuesta es apuntar a lo educativo para devolverles la posibilidad de encontrarse en la sociedad desde un lugar diferente a la transgresión penal. Esta distinción significa para ellos y para otros herramientas para identificarse con otros valores y les abre puertas para poder incluirse en espacios impensados. Se encuentran con otros adolescentes como iguales, no como pibes chorros”. (Daniela Dantur, subdirectora de Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal).

Cómo sigue la historia.- “En Buenos Aires fue emocionante ver cómo ellos lograron integrarse al grupo, un gran incentivo. Hay una posibilidad de una beca de estudio, pero más allá, la idea es seguir trabajando con ellos para que se reincorporen a la escuela. Los dos entraron hace tres meses. Esto aceleró un poco el proceso”. (Emilio Guagnini, director del Instituto Roca)

Repercutir y multiplicarse.- “Lo bueno es que en el transcurso de los tres meses han podido pensar en un nuevo proyecto de vida, que cuando salgan puedan seguir estudiando. Eso puede repercutir y multiplicarse en los demás”. (Ignacio Ygel, coordinador de Educación en Contexto de Encierro)

Cambio de mirada.- “Desde la familia se está intentando este cambio de mirada sobre la población adolescente, que hoy está en la mira del peligro, muy estigmatizada. Por eso es importante y es noticia que brindando oportunidades y alternativas ellos puedan pensarse en lugares diferentes de vida. Porque sí tienen proyectos antes de venir pero están ligados a circunstancias negativas. Poder decir ’se pueden hacer otras cosas’. Que esos estigmas puedan cuestionarse para poder empezar a revertirlos. Está ampliamente demostrado que cuando tienen las posibilidades tienen un potencial y una creatividad enorme y pueden ser sujetos activos del cambio de su vida y también a nivel sociedad”. (Daniela Bravo, directora de Familia, Minoridad y Adolescencia)

Derecho a incluirse.- “Estuvieron apoyados por el equipo docente de Educación en Contexto de Encierro junto al equipo de Desarrollo Social. Este premio provincial y nacional se ha ganado por cómo se está trabajando. Los docentes les enseñan con amor que ellos tienen un derecho, si bien están privados de su libertad, pero no han perdido el derecho a incluirse en el sistema educativo y en la sociedad”. (Ignacio Ygel)

Diablada en el Instituto.- “Luego de la feria provincial hicimos una diablada (un carnaval con máscaras l) en el instituto. Participaron todos los internos y una murga. Estuvieron presentes Abrojo, Mate Cocido, ONGs que colaboraron en el proyecto. Ese material se filmó y formó parte del proyecto que se mostró en Buenos Aires”. (Emilio Guagnini)

FUENTE: Diario La Gaceta de Tucumán.

Agradecemos a todo equipo de Contextos de Encierro de la Provincia de Tucumán por habernos hecho llegar las buenas noticias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s