Crece el número de presos ancianos, tensionando a las cárceles

Number of Older Inmates Grows, Stressing Prisons/Crece el número de presos ancianos, tensionando a las cárceles

By /PorTIMOTHY WILLIAMS

Published/Publicado: January /Enero 26, 2012

Traducción realizada por María Cristina Alvite; bibliotecaria en contextos de encierro de la provincia de Chubut.

The number of Americans in prison older than 55 is growing at a faster rate than the group’s share of the population at large, and many prisons are unprepared to provide them with health care, which can cost as much as nine times more than for younger inmates, Human Rights Watch said in a report released Friday./El número de norteamericanos en la cárcel mayores de 55 años está creciendo a una tasa más rápida que la parte del grupo en el total de la población y muchas cárceles no están preparadas para brindarles atención médica, que puede costar como nueve veces más que para los presos más jóvenes, dijo el Observatorio de Derechos Humanos en un informe entregado el viernes.

 

The complications in handling the swelling number of aging prisoners range from making allowances for those with Alzheimer’s or dementia and finding sufficient ground-floor cells for inmates in wheelchairs to ensuring that older prisoners are not exploited or robbed by younger inmates./Las complicaciones en el manejo de un creciente número de presos ancianos va desde otorgar exenciones a quienes tienen Alzheimer o demencia y encontrar celdas suficientes en planta baja para presos en silla de ruedas para asegurar que los ancianos no sean explotados ni asaltados por los presos más jóvenes.

 

“Age should not be a get-out-of-jail-free card, but when prisoners are so old and infirm that they are not a threat to public safety, they should be released under supervision,” said Jamie Fellner, the author of the study. “Failing that, legislatures are going to have to pony up a lot more money to pay for proper care for them behind bars.”/ “La edad no debería ser una tarjeta gratis para salir de la cárcel, pero cuando los presos son demasiado ancianos y enfermos no siendo más una amenaza para la seguridad pública, deberían ser liberados bajo supervisión,” dijo Jamie Fellner, la autora del estudio. “Al fallar en ello, las legislaturas van a tener que encontrar más dinero para abonar la atención apropiado para los que están detrás de las rejas.”

 

The report found that the number of imprisoned men and women 65 years and older grew by more than 90 times the rate of the total prison population from 2007 to 2010. While the number of those older inmates increased by 63 percent, the number of all inmates rose by just 0.7 percent./El informe encontró que el número de hombres y mujeres encarcelados de 65 años y más creció en más de 90 veces el porcentaje de la población total desde 2007 a 2010. Mientras el número de aquellos presos mayores aumentó en un 63 por ciento, el número de todos los presos aumentó tan sólo 0.7 por ciento.

 

State or federal prisons now hold about 26,200 people 65 years and older, and about 124,000 inmates older than 55, the report said. The number of incarcerated people who are older than 55 has grown at a rate six times that of the rest of the prison population./Las cárceles estatales o federales ahora alojan cerca de 26.200 personas mayores de 65 años y cerca de 124.000 presos mayores de 55, dijo el informe. El número de personas encarceladas que son mayores de 55 ha crecido a una tasa seis veces la del resto de la población carcelaria.

 

While most elderly inmates have been in prison for years, the number of older people just entering has also been increasing — along with the cost of their care./Si bien la mayoría de los ancianos ha estado en la cárcel por años, el número de gente mayor que está ingresando también está aumentando – junto con el costo de su atención.

 

In Michigan, the annual cost of health care for the average inmate was $5,800, according to the study, a figure that increased to $11,000 for prisoners aged 55 to 59. The cost spiraled to $40,000 a year for inmates 80 years and older./En Michigan, donde el costo anual de atención por salud para el preso promedio fue de U$S 5.800, según el estudio, un número que aumentó a U$S 11.000 para presos con edades entre 55 y 59 años. El costo espiraló a U$S 40.000 por año para los presos mayores de 80 y más ancianos.

 

“Prison officials look at the projected increase in aging prisoners in their systems and realize in the very near future they will need to operate specialized geriatric facilities,” the report said. “Some already do.”/ “Los funcionarios penitenciarios observan el aumento proyectado en los presos que envejecen en sus sistemas y se dan cuenta que en el futuro cercano precisarán manejar unidades especializadas en geriatría,” dijo el informe. “Algunos ya lo hacen”.

 

California, which is under federal court order to reduce overcrowding in its prisons, has seen the percentage of its inmates older than 50 increase to 17 percent in 2010, from 4 percent in 1990, according to the state Department of Corrections and Rehabilitation./California, quien se encuentra bajo una orden federal de la corte suprema para reducir la sobrepoblación en sus cárceles, ha visto que el porcentaje de sus presos mayores de 50 aumenta a un 17 por ciento en 2010, de un 4 por ciento en 1990, según el Departamento de Correccionales y Rehabilitación.

 

“We have an awful lot of people who are probably going to die in prison,” said Nancy J. Kincaid, spokeswoman for the state’s Correctional Health Care Services. “There are people with 40-year sentences, 30-year sentences. We have to figure out how to care for these people.”/ “Tenemos una tremenda cantidad de gente que probablemente fallezca en la cárcel,” dijo Nancy J. Kincaid, portavoz de los Servicios de salud correccional del estado. “Hay gente con sentencias de 40 años, 30 años. Tenemos que ver cómo los vamos a atender a toda esta gente.”

 

The state’s prison health care system has been in federal receivership since 2006, when a court ruled that the state was failing to provide inmates with adequate access to health care services./El sistema de atención de salud penitenciaria del estado ha estado bajo verificación desde 2006, cuna una corte estableció que el estado estaba fallando en brindar a los presos el acceso adecuado a la atención de salud.

 

Ms. Kincaid said that as the prison population had aged, so had the incidence of chronic diseases among inmates, including hypertension and diabetes. And because the state has only three hospitals for prisoners — about 120 beds — it must contract with private operators for inpatient care. The cost of a hospitalized inmate in such a facility is about $850,000 a year./La sra. Kincaid dijo que mientras la población carcelaria envejece, también lo hace la incidencia de enfermedades crónicas entre los presos, incluyendo hipertensión y diabetes. Y debido a que el estado tiene únicamente tres hospitales para presos – cerca de 120 camas – debe contratar a operadores privados para el cuidado internalizado de los pacientes. El costo de un preso hospitalizado en dicho establecimiento es cerca de U$S 850.000 por año.

 

“We have guys who are comatose shackled to beds with a guard in the room,” she said./ “Tenemos gente que están comatosos engrilletados a las camas con guardia en la sala,”dijo.

 

To reduce costs, the state is building a $750 million medical center for inmates in Stockton that will have 1,772 beds, and include a pharmacy and dialysis clinic. It will be single story to ease mobility problems among what is expected to be a large number of older patients./Para reducir costos, el estado está construyendo un centro médico de U$S 750 millones para presos en Stockton que tendrá 1.772 camas e incluirá una farmacia y una clínica para diálisis. Será de planta baja para facilitar los problemas de movilidad en lo que se espera un gran número de pacientes ancianos.

 

A version of this article appeared in print on January 27, 2012, on page A19 of the New York edition with the headline: Number of Older Inmates Grows, Stressing Prisons./Una versión de este artículo apareció impresa el 27 de enero de 2012, en la página A19 en la edición de Nueva York con el título: Crece el nNúmero de presos ancianos , tensionando a las cárceles.

 

FUENTE: http://www.nytimes.com/2012/01/27/us/older-prisoners-mean-rising-health-costs-study-finds.html?_r=1&src=tp

12 thoughts on “Crece el número de presos ancianos, tensionando a las cárceles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s