Educación obligatoria para los presos en las mismas condiciones y modalidades que las personas que están en libertad.

Además de un derecho, ahora también es una obligación estudiar en las cárceles argentinas. Así quedó establecido ayer tras la publicación en el Boletín Oficial de la norma 26.695. La cuestión es “garantizar la igualdad y gratuidad” de la enseñanza, en tanto que se le asigna al Estado la responsabilidad de proveer una educación integral, permanente y de calidad a los detenidos.

La ley establece la educación obligatoria para los presos en las mismas condiciones y modalidades que las personas que están en libertad. La instauración de la nueva norma es clave en el proceso de reinserción de aquellos que logran salir del encierro.

“Los fines y objetivos de la política educativa respecto de las personas privadas de su libertad son idénticos a los fijados para todos los habitantes de la Nación por la Ley de Educación Nacional”, equipara la ley, que además determina que “todos los internos deben completar la escolaridad obligatoria fijada en la ley”. Los detenidos, en su condición de alumnos, tendrán “el deber de estudiar y participar en todas las actividades formativas y complementarias, respetar la libertad de conciencia, la dignidad, integridad e intimidad de todos los miembros de la comunidad educativa, participar y colaborar en la mejora de la convivencia”.

En efecto, se establece que todas las personas privadas de su libertad tienen derecho a la educación pública y asigna al Estado nacional, las provincias y la ciudad de Buenos Aires la “responsabilidad indelegable de proveer prioritariamente a una educación integral, permanente y de calidad” a los detenidos, garantizando la igualdad y gratuidad en el ejercicio de este derecho.
La nueva legislación añade que el acceso a la educación en todos sus niveles y modalidades no admitirá limitación alguna fundada en motivos discriminatorios, ni en la situación procesal de los internos, el tipo de establecimiento de detención, la modalidad de encierro, el nivel de seguridad, el grado de avance en la progresividad del régimen penitenciario, las calificaciones de conducta o concepto, ni en ninguna otra circunstancia que implique una restricción injustificada del derecho a la educación.

Además, la educación será permanente y desde el primer día de detención, y se adoptarán las medidas necesarias para mantener, fomentar y mejorar sus capacidades e instrucción. Cada vez que un interno ingrese a un establecimiento, las autoridades educativas y penitenciarias deberán certificar su nivel de instrucción dejando constancia en el legajo personal y en los registros pertinentes.

IMPLEMENTACIÓN. La implementación del programa estará a cargo del Ministerio de Educación y el de Justicia y Derechos Humanos, y sus equivalentes provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que “deberán proveer de ámbitos apropiados para la educación, tanto para los internos como para el personal docente y penitenciario”.

Para ello, tendrán que “adoptar las previsiones presupuestarias y reglamentarias pertinentes, remover todo obstáculo que limite los derechos de las personas con discapacidad, asegurar la permanencia de los internos en aquellos establecimientos donde cursan con regularidad, mantener un adecuado registro de los créditos y logros educativos, requerir y conservar cualquier antecedente útil a la mejor formación del interno”, establece a norma puesta en vigencia ayer.

BENEFICIOS. El estudio traerá beneficios a los reos en cuanto a los plazos requeridos para el avance a través de las distintas fases y períodos de la progresividad del sistema penitenciario tales como las salidas laborales, transitorias y la libertad condicional, que se reducirán en hasta 20 meses, de acuerdo al tipo y cumplimiento de la educación.

La ley advierte que “los obstáculos e incumplimientos en el acceso al derecho a la educación podrán ser remediados por los jueces competentes a través de la vía del hábeas corpus correctivo, incluso en forma colectiva”.

Además, obliga al Poder Ejecutivo nacional a garantizar la creación de espacios y programas de estudio para todos los establecimientos donde aún no existiesen, en el plazo máximo de dos años.

El Albert Thomas: cinco años de enseñanza en la cárcel de Olmos

Desde su despacho en el legendario colegio Albert Thomas platense, Jorge Mattia festeja la promulgación de la ley. Mattia dirige la institución de 1 y 57 desde hace años y en esto de la educación en cárceles tiene postura tomada y experiencia. Dice que la educación es “clave para la reinserción” de las personas en la sociedad y destaca la predisposición que para el estudio tienen los internos de los penales, en este caso el de Olmos, donde desde hace cinco años el colegio que dirige lleva adelante una exitosísima extensión.
“La nuestra fue la primera escuela técnica de Latinoamérica que funcionó dentro de una unidad de alta complejidad”, se ufana Mattia ante la consulta de Diagonales. La de Batán fue la segunda.
–Cómo surgió la idea.
–Fui convocado hace años; era un idea del ministro (de Educación, Mario) Oporto. Aceptamos el desafío porque estimamos que era una función social muy importante y era algo que le faltaba a la sociedad. Haciéndonos cargo en la unidad penal estamos cumpliendo con la función social.
–¿Qué enseñan? ¿Son las mismas materias que las que se cursan en la escuela?
–Se estudian las carreras de electrónica, electromecánica y construcción. Y tienen los mismos contenidos pero con la ventaja de que los presos tienen más horas para estudiar.
En la cárcel de Olmos hay, en total, hay 1.150 internos que estudian, cuenta Mattia. Y destaca que quienes estudian representan la mitad de la población. Una de las carreras que se cursa en horario vespertino tiene como alumnos a presos y guardia cárceles. “Están juntos, en igualdad de condiciones. Eso los pone en un pie de igualdad al menos en ese momento, y eso es bueno para todos porque es una manera de aprender que todos tenemos derecho a la educación, sin importar las circunstancias de la vida que cada uno atraviese”.
La experiencia ya arrojó los primeros resultados: hay cuatro personas que terminaron los estudios, salieron de la cárcel y están trabajando con su título. “El otro día fueron a dar una charla al penal para contarles a los internos la experiencia –rememora Mattia–; eso fue maravilloso”.
El hecho de que la escuela técnica tenga doble escolaridad implica que los presos pasen mucho tiempo con los profesores, un dato a tener en cuenta según la mirada del director del colegio de 1 y 57, que tiene pabellones propios en el penal de Olmos y, por caso, los internos tienen acceso a una biblioteca de manera permanente, sin importar el horario del día.
–¿Cómo se eligió a los docentes que dan clases en la cárcel?
–No sólo se tuvieron en cuenta sus conocimientos sino, además, el perfil. Es decir, no todos están preparados para dar clase en una unidad carcelaria. Tiene que ser gente que no reniegue de la problemática, que pueda ponerse en el lugar del otro.

La historia de Gastón, de la celda a dar clases

Jorge Castro es un docente de amplia trayectoria en la facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad de La Plata. Se desempeña como profesor del Taller de Análisis de la Información, una materia que se dicta en el 1º año. Y desde hace 3 incorporó como ayudante de cátedra a Gastón, un alumno aplicado, devenido en lector voraz y con aptitudes para enfrentar una clase frente a los alumnos. Cursa la carrera en la facultad del Bosque con un promedio de 9, en paralelo con la licenciatura en Historia. Gastón es un joven privado de la libertad que pasa sus días en la Unidad 45 de Melchor Romero y, previo permiso para los traslados de la celda al aula, se convirtió en la primera persona presa en dictar clases en una Universidad.
“Mi principal motivación para invitar a Gastón a ser ayudante de cátedra fue mi convicción en la reinserción total de las personas privadas de la libertad”, contó a Diagonales Jorge Castro. “Si tiene las mismas aptitudes y capacidades que cualquier otro alumno, por qué no incorporarlo”, se preguntó como disparador para la reflexión.
El buen rendimiento y su compromiso con el estudio fue el combo perfecto que terminó de decidir a Castro y, de a poco, Gastón se incorporó a la clase.
A 3 años del debut de la experiencia de vanguardia, el docente de periodismo califica como “impresionante y altamente positivo” el trayecto de Gastón frente a una cursada que supo tiempo después que el joven oriundo de Lomas del Mirador vivía en el encierro, y con quien, al decir de Castro, se adaptó “perfectamente”.
La reinserción sorprendió no sólo a Gastón, quien tuvo la oportunidad en el encierro que no encontró en la sociedad y, hasta ayer, ni en el Estado. Su familia también vivió la experiencia con emoción: “Imaginate –cuenta Castro–, la mamá y la hermana se pusieron muy contentos, porque de una vida difícil y delictiva pasó a ser convocado por una cátedra de una facultad”, concluyó.
El profesor agregó que, como Gastón, las personas privadas de la libertad tienen mucho tiempo libre, por lo que, quienes eligen estudiar, se convierten en grandes lectores, en alumnos aplicados y comprometidos. “Gastón prepara unas clases espectaculares y siempre me da una mano muy importante a la hora de corregir”, señaló Castro, quien no pudo más que festejar que la inédita iniciativa que él promovió desde una inquietud personal hoy es política de Estado.

Más detenidos eligen educarse

En la provincia de Buenos Aires no hay penal o instituto de menores sin oferta educativa. Quien lo afirma es Daniel Belinche, subsecretario de Educación bonaerense. El funcionario destacó la importancia de la promulgación de la ley que “hará que en aquellas cárceles del país donde no la haya se ponga una escuela” y, de ese modo, se trabaje de manera directa en la reinserción en la sociedad de las personas privadas de su libertad.

El dato sobresaliente: en los últimos años, la matrícula porcentual de presos que estudian creció un diez por ciento en jurisdicción bonaerense.

Belinche destacó además la importante inversión hecha en libros y bibliotecas en los últimos establecimientos educativos inaugurados, lo que junto a la voluntad política de que los presos estudien ha sido clave en la estimulación, lo que termina determinando el número de presos que eligen estudiar.

Los docentes que eligen dar clases en los penales tienen acceso, además, a cursos, capacitaciones y seminarios con los que se los instruye en el abordaje del proceso de enseñanza – aprendizaje en situaciones complejas como lo es dentro de una cárcel. “Es sumamente importante que las personas privadas de la libertad se eduquen, se instruyan. Es fundamental para el crecimiento; desarrollarse es un camino a la libertad”, graficó Belinche a Diagonales.

Fuente: http://www.elargentino.com/nota-155407-Estudiar-es-obligatorio-en-las-carceles-de-todo-el-pais.html

Texto de la Ley Nacional de Educación donde se constituye la Educación en Contextos de Privación de la Libertad como Modalidad Educativa Nacional.

ley_de_educ_nac. ECE capítulo XII


Texto reforma de la ley de ejecución de la pena privativa de la libertad 24.660 donde se introduce la educación en contextos de encierro como derecho.

modificación ley 24660. Boletín Oficial

Versión taquigráfica de la sesión de diputados en la que se dió media sanción a la Ley de ejecución de la pena privativa de la libertad (nº 24.660): modifcaciones sobre educación y estímulo en establecimientos penitenciarios.

taquigráfica sesión diputados

 

4 thoughts on “Educación obligatoria para los presos en las mismas condiciones y modalidades que las personas que están en libertad.

  1. por que no puedo cursar regular en la universidad en la que me encuentro inscripto del 2013 si hay leyes que me amparan y me dicen que no xq no tengo periodo de prueva yo me encuentro detenido en el penal 1 de viedma capital de rio negro. diego.oscar.tarruella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s