Suman 55 las personas privadas de su libertad que siguen nuestras carreras


Suman 55 las personas privadas de su libertad que siguen nuestras carreras

José Rodríguez, Fabio Erreguerena, Claudia Paparini, Adriana García, Graciela Cousinet, fueron algunas de las autoridades universitarias que participaron de un nuevo inicio de clases en el penal de Boulogne Sur Mer.

Con el compromiso universitario de llegar a todos los sectores en igualdad de oportunidades para garantizar una formación integral autoridades de la Universidad y el Gobierno festejaron el inicio de un nuevo ciclo de Educación Superior para internos de los diferentes penales de la Provincia que estudian diferentes carreras de esa Casa de Estudios.

Programa “Educación en Contexto de Encierro” está coordinado por el  área de Proyectos Sociales de la secretaría de Extensión Universitaria en conjunto con la secretaría Académica de la UNCuyo. Surgió en noviembre de 2008 a través de la firma de un convenio entre la Dirección General de Escuelas, el ministerio de Educación de la Nación, el ministerio de Gobierno, Justicia y DDHH de Mendoza y la Universidad.

Esta iniciativa garantiza el derecho a la educación  de todos los ciudadanos detenidos en las unidades carcelarias de Mendoza, a partir del acceso a las ofertas de grado de esa Casa de Estudios. Hasta el momento son 12 las carreras ofrecidas y pertenecen a las facultades de Ciencias Políticas y Sociales, Derecho y Filosofía y Letras. La primera ofrece las licenciaturas en Trabajo Social, Sociología y Ciencia Política y Administración Pública. Derecho facilita el estudio de Abogacía y Filosofía pone a disposición Historia, Filosofía, Letras y Literatura y Ciencias de la Educación con sus respectivos profesorados.

Actualmente la cantidad de personas privadas de su libertad que eligen continuar sus estudios llega a 55. Las clases del ciclo lectivo en curso se pusieron en marcha en el Complejo Universitario “Prof. Alberto Estrella”, ubicado en la Penitenciaría de Boulogne Sur Mer. Tras entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino, el director artístico del Coro de Cámara de la UNCuyo, Fernando Ballesteros, acompañado de una de sus integrantes, la soprano Carina Páez, interpretaron para los presentes y, en especial para los internos, un repertorio de canciones con un fuerte mensaje de fe, esperanza y libertad.

Más adelante un estudiante representante de las facultades de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales y Filosofía y Letras, dedicaron unas palabras a sus compañeros del penal donde reflejaron su  gratitud por los objetivos alcanzados con el programa. Coincidieron en que “no es en vano” todo el trabajo y esfuerzo que se hace y, en ese sentido dijeron que “educar le permite a un individuo encontrar una salida”.  “No deben desalentarse”, expresaron a los internos, en referencia a todas las personas que están dispuestas a ayudarlos a “transitar ese nuevo camino de sus vidas”.

Luego los secretarios de Extensión y Académica, Fabio Erreguerena y Claudia Paparini, respectivamente, entregaron distinciones a estudiantes, docentes, personal de apoyo académico, autoridades de gestión y a todos los actores que, con su esfuerzo, trabajo y dedicación, hacen posible la concreción de ese proyecto universitario que se dedica a generar igualdad de oportunidades en el acceso a la educación y se esfuerza por respetar el derecho de las personas que están privadas de su libertad. En esa misma línea Erreguerena enfatizó que “esta actividad sería impensable sin la colaboración y el apoyo del área Académica” y, agregó, que ese programa “debió ser aprobado por cada uno de los consejos directivos de las facultades” ya que tanto Extensión como Académica, explicó, pertenecen al Rectorado y son un ámbito más bien administrativo. Por lo tanto “sin el aporte de las facultades sería imposible”, indicó.

Asimismo manifestó que los tutores estudiantiles no sólo desempeñan un “papel clave”  sino que su trabajo y compromiso excede  lo “poco que cobran” y que “si esto tiene de a poco fruto es gracias al compromiso de ellos”. Definió a los miembros del sistema penitenciario y del Gobierno de la Provincia como “aliados claves” y explicó que sin esa “sinergia estructural”, no podría ejecutarse el programa. Además refirió a los alumnos como “la razón de ser” porque “sin ellos no hay Universidad, ni acto educativo”.

El funcionario destacó que “en la academia enseñamos que a las personas detenidas el único derecho que tiene que estar privado es el de tránsito, el resto de los derechos -entre ellos el de educación- están vigentes”. Puntualizó que lo que hace la Institución es “generar un espacio para ejercer un derecho que está contemplado”.

Por su parte el decano de la facultad de Ciencias Agrarias, José Rodríguez, en representación del Rector, mencionó que  el objetivo de “Educación en Contexto de Encierro” apunta hacia lo estructural y que hace 4 años se “sembró una semilla” cuando se enunció “por qué no respetar los derechos de los que están en esta situación”.  En ese marco, pronunció, que la Universidad tiene una función objetiva porque  si bien es una institución nacional “estamos en un territorio que es la provincia de Mendoza y por lo tanto nos debemos a todos sus habitantes”.

Asimismo expuso que no todas las personas tienen la posibilidad de asistir a las aulas y compartir la educación académica e integral, porque no todos tienen la posibilidad de transcurrir físicamente por sus facultades.  No se trata solamente de aquellos que están privados de su libertad sino de los que no tienen posibilidades económicas, sociales, o de distancia, especificó. Por eso “la UNCuyo debe llegar a todos los sectores en igualdad de oportunidades para que puedan formarse integralmente”. Rodríguez redobló la apuesta y dijo que este tipo de proyectos deben tomarse como políticas permanentes tanto en la Universidad como en el Gobierno de Mendoza independientemente de quienes estén al frente de las instituciones “aunque nosotros transcurrimos esto debe permanecer”, señaló.

Con respecto al tema seguridad José Rodríguez lo vinculó a lo educativo y al respecto dijo que siempre se lo aborda desde el punto de vista coyuntural y poco desde lo estructural. “Esto apunta justamente a lo estructural, a sembrar”, puntualizó.

Para finalizar, el director general del Servicio Penitenciario de Mendoza, Sebastián Sarmiento, señaló a la educación como herramienta fundamental para la inserción y explicitó que forma parte de su política institucional.  Además reconoció  el esfuerzo y empeño “puesto en evidencia” de la Universidad como de sus secretarías, de los coordinadores de cada Facultad, tutores, alumnos y el personal penitenciario que garantizan el funcionamiento de todo ese sistema.

También trató el tema de la seguridad de Mendoza y subrayó que “hoy nos encontramos en una encrucijada, en una lucha quizás ideológica” en referencia de algunos sectores que “intentan restringir los derechos y establecer una modalidad regresiva que con “proyectos mágicos” van a solucionar la seguridad mendocina y argentina. Definió esa situación como un “impulso equivocado” que trata de perjudicar el derecho  de cada una de las personas que están privadas de su libertad. Asimismo denunció que cualquier instancia o proyecto que vaya en contra de garantizar derechos “va por el camino errado”.

Antecedentes

El Programa de Educación en Contextos de Encierro nació en noviembre de 2008 con el objetivo de “generar dispositivos que habiliten el acceso, permanencia y egreso de los detenidos, en unidades carcelarias dependientes del Servicio Penitenciario Provincial, a las ofertas educativas de la UNCuyo.” Participan en su ejecución las secretarías Académica y de Extensión, y las facultades de Filosofía y Letras, Ciencias Políticas y Sociales y Derecho.

La oferta académica de la UNCuyo en esta modalidad es la mayor del país, con 12 carreras de grado de tres unidades académicas. Además, es la única universidad argentina que ofrece la Licenciatura en Trabajo Social, que a su vez es la carrera más elegida por los estudiantes privados de libertad, junto con Abogacía.
Por otro lado, a fines de 2009 se inauguraron las tres aulas universitarias “Profesor Oscar Alberto Estrella” de la facultad de Derecho, que se destinan a las tutorías, espacio de estudio, talleres, charlas y capacitaciones para todas las facultades involucradas en el Programa.

Coordinado de manera conjunta entre el área de Proyectos Sociales de la secretaría de Extensión Universitaria y la secretaría Académica, el programa cuenta con un equipo de 18 tutores estudiantiles disciplinares, coordinadores, docentes y personal de apoyo académico que realizan tareas de acompañamiento, apoyo y orientación pedagógica semanalmente en las aulas universitarias.

 FUENTE

Más de 50 presos cursan ya estudios universitarios

Los internos comenzaron un nuevo ciclo lectivo del programa especial que la UNCuyo dicta desde hace cuatro años. En la contracara, el 70 % de los reclusos tiene la primaria incompleta.

Más de 50 presos cursan ya estudios universitariosComenzó hoy un nuevo ciclo lectivo en los penales de Mendoza. (Gobierno de Mendoza)

Con la participación de más de 50 internos de distintos penales de la provincia comenzó hoy un nuevo ciclo lectivo del programa de educación especial patrocinado por la Universidad Nacional de Cuyo.

La iniciativa, creada hace cuatro años en el marco de un convenio de cooperación entre el ministerio de Trabajo, Justicia y Gobierno, la DGE y la Universidad, ofrece a los presos la posibilidad de acceder a la educación de nivel superior de manera gratuita.

A partir de esta iniciativa los internos tienen acceso a carreras de grado entre las que se encuentran las licenciaturas de: trabajo social, sociología, abogacía, ciencias políticas y administración pública, historia, filosofía, letras y literatura; y ciencias de la educación con sus respectivos profesorados.

Del ciclo lectivo 2012 participarán 54 presos que son acompañados por un equipo de 18 tutores, quienes realizan el apoyo y la orientación pedagógica.

El director de Penitenciarías, Sebastián Sarmiento, destacó el empeño puesto por la UNCuyo y por el personal penitenciario. “Nos encontramos en una lucha ideológica frente a quienes intentan reducir derechos e implementar medidas mágicas para mejorar la seguridad mendocina. El país necesita personas educadas y con formación. Brindar un futuro, herramientas y planes de vida a los internos es un claro ejemplo de que vamos por el camino de la educación”.

Una interna que recibe educación superior envió una conmovedora carta en la que expresó: “encontré en los libros el escape a mis ideas y en la universidad el goce y el placer de estudiar”.

Contraste

Si bien la iniciativa universitaria va ganando terreno lentamente en los penales, las estadísticas señalan que siete de cada diez presos tienen la primaria incompleta.

El Censo Penitenciario de 2011 -provisorio- revelta que de los 1.819 internos que hay en la provincia 77 son analfabetos y 621 no han terminado el nivel primario.

FUENTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s