Estudiar en la cárcel: 18 alumnos de la UNCuyo acompañan a los presos en sus carreras universitarias

Estudiantes avanzados de la UNCuyo respaldan a los presos que estudian.Ampliar fotoEstudiantes avanzados de la UNCuyo respaldan a los presos que estudian.

Por: Priscila Mateos

A través del programa Educación en Contexto de Encierro, 18 estudiantes avanzados de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) acompañan y apoyan a 55 personas que desean estudiar carreras universitarias y que se encuentran detenidas en las cárceles de la provincia. A cambio del trabajo que realizan, reciben una beca de 300 pesos. Se trata de 13 mujeres y 5 hombres, todos alumnos avanzados de distintas carreras de esta casa de altos estudios.

Universidad Nacional de Cuyo
Universidad Nacional de Cuyo (Photo credit: Wikipedia)

Los estudiantes dedican su tiempo y trabajo para el “acompañamiento, orientación y apoyo pedagógico” de los presos que deciden continuar sus estudios universitarios, según explicó la coordinadora general del proyecto, Paula Carolina Petrelli.

Para poder acceder a ser tutores pedagógicos y académicos estudiantiles, los aspirantes al puesto deben cumplir primero con una serie de requisitos preestablecidos.

El primero de estos está dado por la exigencia de ser alumno de la carrera en la se desarrollará la tutoría. En total son 12 carreras de grado, dependientes de facultades de la UNCuyo.

Entre estos, deben tener aprobadas un mínimo de 20 materias y un máximo de 27. El límite se basa en que muchos estudiantes, una vez que se reciben, no pueden continuar la tutoría. Crear el vínculo entre ellos y los estudiantes lleva varios meses”, como indicó Petrelli.

Otros requisitos que deben ser cumplidos están dados por: el desempeño que hayan tenido dentro de sus carreras, si han sido ayudantes pedagógicos, si realizaron pasantías en contextos similares o en barrios vulnerables, entre otros.

Posteriormente, participan de una entrevista que es realizada por profesionales y docentes de unidad académica a la que pertenece el aspirante.

El secretario de Extensión Universitaria, Fabio Erreguerena, precisó que el objetivo es que “haya un tutor cada dos o tres alumnos”, para que puedan llevar adelante adecuadamente su función.

Además, Erreguerena detalló que son “más los interesados en participar que aquellos que finalmente quedan seleccionados”.

El proyecto

El programa Educación en Contexto de Encierro nació en noviembre de 2008, a través de la firma de un convenio entre la Dirección General de Escuelas, el ministerio de Educación de la Nación, el ministerio de Gobierno, Justicia y DDHH de Mendoza y la UNCuyo.

Actualmente, 55 reclusos reciben educación universitaria, de los que sólo 5 por ciento son mujeres. Al respecto, Petrelli remarcó que se debería a que las mismas “tiene otras prioridades”.

Todas las personas que están privadas de la libertad pueden acceder a este programa, pero deben cumplir los mismos requisitos que se les exigen a quienes deseen estudiar en las mismas carreras, entre ellos, rendir el examen de ingreso.

“El único derecho que tienen privado es el de tránsito”, precisó Erreguerena, por lo que el acceso a la educación sigue siendo una prerrogativa que “es promovida por leyes nacionales y tratados internacionales”.

Se debe tener en cuenta que la oferta educativa de esta iniciativa abarca doce carreras, que pertenecen a las facultades de Ciencias Políticas y Sociales (Trabajo Social, Sociología y Ciencia Política y Administración Pública), Derecho (Abogacía) y Filosofía y Letras (Historia, Filosofía, Letras y Literatura y Ciencias de la Educación).

La opción de estudio más elegida es Trabajo Social, porque, según Petrelli, los estudiantes “se sienten identificados” con las profesionales que han conocido previamente.

Las clases, los horarios de consulta y el trabajo con los tutores, se llevan adelante en el Complejo Universitario “Prof. Alberto Estrella”, ubicado en la Penitenciaría de calle Boulogne Sur Mer.

Debido al poco tiempo que lleva el proyecto, y a la duración del plan de estudios de las distintas profesiones, todavía no se ha recibido ningún estudiante.

De los primeros reclusos que se unieron al programa (que eran aproximadamente ocho), aún “continúan cinco o seis” y ya son “alumnos avanzados” de su carreras, reconoció Erreguerena.

FUENTE: DIARIO EL SOL ONLINE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s