Textos Narrativos. Escuela Media 2 de Mercedes.

Hendijas

La escuela siempre puede ser algo más que un diseño curricular a completar y un horario que cumplir. Creemos que lo mejor de nuestro trabajo se alcanza cuando avivamos en nuestros alumnos y alumnas potencialidades a veces solapadas, silenciadas. De esa intención surgen los textos que siguen; fruto del trabajo de docentes de la Escuela de Educación Media nº 2, que funciona en la Unidad Penal nº 5 de Mercedes, Provincia de Buenos Aires.

¿Qué sería de la vida sin la música, sin el cine? ¿Y sin la literatura? Estas preguntas fueron el disparador a partir del cual alumnos y alumnas de la Escuela de Educación Media nº 2 produjeron sus propios textos literarios. La soledad, la libertad y, finalmente, el amor son los temas que ellos eligieron para escribir, y también para encontrar hendijas, título con el que se inaugura esta serie de relatos en primera persona.

Hendijas

Sólo me hizo falta echar un vistazo alrededor para comprender más de una realidad, lo diré a mi modo.

Yo, por mi parte, esperé a que se tomen un café; no sé cuanto tiempo exactamente, y en el transcurso del viaje  mirando  por la hendija de un camión observé a la gente caminar por la calle con sombra en sus miradas. Me pregunté si era así la vida de cualquier modo y aunque tengan las cosas más preciadas y, por supuesto, la felicidad les sonríe justo enfrente, no tengan la suficiente vista para ver todo lo que poseen. Desde mi punto de vista  comprendí el gran valor aun de cosas que creía insignificantes.   Con sencillez entendí que nada se minimiza y que el secreto está en el modo de ver las cosas

En cuanto decidieron a terminarse el café entendí que debía seguir esperando, pero no perdí el tiempo dado que éste también es muy valioso, lo dediqué a estudiar, fue lo mejor que me pasó hasta ahora, eso me dio un panorama más amplio en general.

Hoy espero para partir, no me falta mucho para eso y como todo trata de la forma de mirar,  de algo estoy seguro: que puedo ver más de una realidad.

Lucas

3º B

 

El viaje en tren

El viaje comenzó una de esas tardes en las que no hay mucho que hacer. Un boleto, valijas  y a viajar; ¿por qué? Porque sí. Dos horas pasaron hasta la próxima estación. No quiso mirar, permaneció con los ojos cerrados. De repente algo llamó su atención: fueron los ruidos de unos tacos. Abrió los ojos, pudo ver su silueta esbelta como la de una gacela, sus pasos eran como música para los oídos. Sin conocerse se miraron, sus ojos echaron raíces en los de él, sin palabras se acercaron, se besaron sus manos, se estrecharon.

Cuando volvió a marchar el tren yo pude sonreír; he visto nacer un amor.

Almirón

2do año Bienes y Servicios

 

El palomar

Es la realidad cruda en el mismísimo encierro, el sufrimiento cruel, compañero, nos sigue como nuestra sombra en un día soleado. No nos da tregua ni descansa, hasta nuestros sueños nos frustra. El palomar en la cárcel, mera ilusión, pareciera burlarse de nuestro destino. Ellas van y vienen; recorren Mercedes y vuelven a su inmenso palomar que es la cárcel.

Alejandro

3º B Ciencias Sociales Turno Tarde

El amor

Este es un sentimiento primordial en la vida del ser humano. En muchas oportunidades es difícil de encontrar, no es fácil tener la suerte de que alguien tenga los mismos gustos y que se agraden estéticamente. Esta idea me hace recordar un tema de Camilo Sexto, que dice: “Siempre me voy a enamorar de quien de mí no se enamora y es por eso que mi alma llora”. ¿Esto será verdad?

En mi opinión sucede muchas veces que uno se enamora de algunas personas y si de alguna manera se lo hace notar la otra parte le es indiferente. Pero de lo que sí estoy seguro es que para toda mujer y hombre hay alguien en especial; sólo es cuestión de creer en el amor, una vez encontrado hacerlo o hacerla feliz dando todo el amor que uno pueda brindar. En ocasiones uno se equivoca y sufre una frustración, pero esto no debe ser un impedimento para encontrar un alma gemela.

Miguel

3er año Ciencias Sociales Turno Tarde

Un fin de semana de pesca

Ese día, un 27 de febrero de 2007, salimos a las seis de la mañana junto a mi mujer y mis tres hijos: Brian, Franco y Angel hacia Baradero. En el viaje nos divertimos mucho ya que los chicos se pusieron a hacer chistes. Mi mujer y yo nos reíamos de lo que contaban. A la vez escuchamos temas de la agrupación Marilin. Luego de llegar a la zona de pesca nos ubicamos en un lugar apartado donde armamos la carpa, pero eran tantos los mosquitos que había aquel día que ninguno quería salir del auto, y ¡menos mi señora! Hasta que al fin se decidió Brian a acompañarme a armar la carpa. Para colmo nos olvidamos de llevar repelente pero juntamos pasto seco para hacer humo y ahuyentar los mosquitos, cosa que finalmente logramos.

Mientras con los chicos armamos las cañas para disponernos a pescar, mi señora se fue de compras y a recorrer el lugar, el cual no conocía y le resultó hermoso y tranquilo. Al mediodía comimos un asado y luego de la digestión jugamos a la paleta y nos reíamos de la habilidad de mi esposa; ya que ella nos recordaba el dicho: “Parece ojota: no sirve para ningún deporte”.

Fue un día agradable, nos divertimos en familia. De la pesca ni hablar; fue un fracaso. Lo único que pescamos fue una vieja del agua. Aquel domingo la pasamos bárbaro, disfrutamos mucho del paisaje y de ver a los chicos felices.

 

Miguel

 

3er año Ciencias Sociales Turno Tarde

 El camino

El camino de una vida sin sentido que hoy encuentra su rumbo gracias a Dios y a la bendición de una hija y a los 37 años pude empezar a soñar.

Tuve una vida difícil, metido en todo lo que te puedas imaginar: drogas, robos, muerte, baleado y muchas veces preso. Mi deleite era la plata; tuve mucha y hoy me encuentro preso y sin un peso pero con la satisfacción de saber que me esperan.

La sabiduría del señor me puso un punto final brindándome una hijita y mi señora, que no dejo de pensar en volver junto a ellas y poderles enseñar todo lo bueno de mí y lo malo también para que ellos no fracasen y juntos podamos contemplar esta vida hermosa que tanto tiempo tardé en valorar. Me hizo falta una hija, una mujer. Ahora sí podré ser feliz y dejar el pasado atrás.

Gustavo

3er año Ciencias Sociales Turno Tarde

 

El amor no entiende de encierros

Caigo preso y baleado, el mundo se me viene abajo. Estaba perdidamente enamorado, los días se transformaban eternos, las noches sin salida. Logré llegar a ver a mi amor pero unos minutos no me servían. No importa, la vi, recobré un poco de fuerza, ya nada me pararía, armé un plan para fugarme.

Pasaron unos meses a puros minutos de amor, sufrimiento y picardía. Ella era el motor que me daba fuerzas. Llegó la tarde de la fuga. Salí de esa prisión desesperado, corría y corría. A unas cuadras la vi: era mi amor. ¡Qué alegría! La abracé fuerte, muy fuerte, y salimos sin rumbo dándonos cuenta de que el amor fue nuestra salida.

Gustavo

3er año Ciencias Sociales Turno Tarde

Faltarían 200 años más

Acaso nos faltará tanto tiempo más para que podamos decir “soy argentino” y no sentirnos avergonzados, y que podamos tener una identidad propia, que dejemos de decir “soy hijo de o descendiente de”. ¿Qué pasa: nos molesta algo, creés que en otro país estarías mejor? Te invito a que te vayas como dice una canción: “si tu apellido no es González ni Tapia porque no te vas del país”.

Ya es hora de que tomemos nuestras propias decisiones, que enfrentemos la realidad; nacimos en este lugar, somos argentinos, tratemos de conformar un país en serio; al menos en este país no nos dicen sudaca. Yo como argentino te digo bienvenido al mejor lugar del mundo: Argentina.

Ysaac Almirón

2do año Bienes y Servicios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s