EX COMBATIENTE DE MALVINAS EN EL ALMAFUERTE

“ES UNA LOCURA VIVIR UNA GUERRA”

 

Germán  Farías, fue uno de los más de 400 soldados que salieron de La Plata para Malvinas. Pertenecía al regimiento siete de infantería. Pisó las islas un 15 de abril de 1982, con sus 20 años a cuestas, ese día lo marcó a fuego para toda su vida que ya no  sería la misma. Pasaron 30 años de aquella guerra. Hoy, Germán, es docente de adultos, trabaja con jóvenes en contextos de encierro en el Centro Cerrado “Nuevo Dique”. Con su rostro marcado por el paso del tiempo, su pelo largo y todas sus ganas se acercó al Almafuerte para contar su paso por la guerra. Comenzó con la proyección de un video que dura unos minutos. Las imágenes fueron  mostrando las islas de ayer y las de hoy, también el dolor de la guerra, los soldados heridos y la rendición final…la música puso un clima especial, los 10 alumnos que participaron de la charla se mantuvieron en silencio con sus miradas fijas, hasta que llegó el final y fue ahí que Germán, protagonista de esta parte de nuestra historia, comenzó a contar… 

Uno en la guerra tiene que generar mecanismos para poder llevar adelante, el frío, el hambre y eso tiene una consecuencia psicológica importante, muchos con el paso tiempo hemos podido comenzar a hablar eso es muy bueno, ustedes saben que cuando uno guarda, todo puede explotar por algún lado, pero esto de poder “largar” esta bueno. Cuando uno vive algo, como en mi caso el tema de la guerra es algo tan significativo, ya que nadie de nosotros en nuestra vida hubiera imaginado que iba a vivir una guerra, hoy casi todos mis amigos son ex combatientes y con todos nos juntamos, tomamos unos mates y comenzamos a hablar lo que vivimos, como esta tal o cual compañero…

Seguir Soñando: ¿Fuiste herido vos?

Mira yo no, pero si tuve compañeros que han muerto o que estuvieron heridos muy cerca mío, yo tuve la suerte que no me dé ninguna esquirla…

SS: ¿Vos mataste?

Yo estaba en los cañones que tenían un alcance de siete kilómetros, yo no les puedo decir que mate a tal o cual, yo estaba con la artillería y obviamente tuvimos que haber matado. Yo hace poco pude viajar a las Islas junto con mis hijos y encontrarme con soldados ingleses y nos tienen mucho respeto y siempre nos dicen que para ellos fue muy duro que no habían pensado que iban a encontrar tal resistencia.

SS: ¿Cómo fue que se manejó durante la guerra estar tan lejos de los afectos?

Sin duda que extrañábamos mucho, yo siempre digo que todos los compañeros del regimiento siempre estuvimos juntos, mi compañero Germán era todo lo que no tenía, mis amigos, mi familia, en el deposite todo, obviamente uno necesitaba el afecto, para mi él es mi hermano…

SS:¿En algún momento de la guerra te preguntaste, qué estoy haciendo yo acá?

Siempre, en todo el tiempo, pero si bien yo no tengo una actitud belicista, es una locura vivir una guerra, al principio cuando nos enterábamos que hundieron un barco estábamos alegres, pero en esos sesenta días que nosotros estuvimos en la guerra pasamos de la cordura a la locura, en algún momento eso de estar en la guerra se vivió como algo natural.

SS: ¿Cómo fue volver a Malvinas?

Yo cuando volví a Malvinas es porque quise volver, el primer  día que estuve allá camine los kilómetros hasta donde estaba mi trinchera, y ahí había maderas y muchas cosas, pasaron muchos años pero nadie tocó nada, miraba las piedras un poco más acá o más allá hasta que la encontré, había ponchos deteriorados por el paso del tiempo, yo volví a mi lugar…es mi lugar en mi vida…es mi lugar en el mundo. Luego fue ir al cementerio, es el único lugar donde están todos mis compañeros, era muy importante para mi estar ahí, en ese lugar yo explote y llore…llore mucho… sacamos fotos y era un lugar en el cual yo necesitaba estar con mis compañeros, porque uno lleva un dolor muy grande, cuando fuimos a la guerra teníamos 20 años y toda una vida por delante. También fuimos a Monte Longdon que yo no conocía, disfrute cada momento y también fue importante porque fui con mis hijos a quienes yo le pude contar cada cosa que pase allí.

SS: ¿Cuándo termino la guerra como fue él volver cual era el sentimiento?

Cuando llego el fin de la guerra todos dijimos bueno ya esta…terminó todo, por un lado había mucha tristeza por los compañeros que murieron. Después la llegada a Puerto Madryn donde la gente nos recibió muy bien, parecíamos Maradona, la gente nos pedía cosas, nos querían tocar, la verdad que el recibimiento en Madryn fue bárbaro, después fuimos al regimiento 7 ahí nos trajeron de noche, medio que nos escondieron fue más duro…

SS: ¿Con respecto al mal trato de parte de los oficiales, que tenes para decir?

Y las jerarquías estaban, el que era oficial mandaba y seguía existiendo eso de carrera mar y el cuerpo a tierra como en la colimba y eso siguió allá en Malvinas, ese trato más allá que estábamos en una guerra y que el enemigo era otro, seguían tratándonos mal y en ese mal trato hubo excesos, por ejemplo nosotros no podíamos matar un cordero y si un oficial te agarraba matando uno te castigaba y un castigo era estaquearte y eso era terrible

 Los alumnos siguen con atención las palabras de Germán, él con suma pasión va contando distintos aspectos de la guerra y también algunas anécdotas desgarradoras. “en este viaje que hice hace poco me encontré con un soldado ingles y me contó que nunca se iba a olvidar la imagen de un soldado argentino que estaba muy mal herido y que murió en sus brazos, ese soldado inglés espero todo este tiempo para pedirnos disculpas por lo había pasado. A mi con estas cosas me pasan muchas cosas…uno los insulta por todo lo que paso… pero la guerra tiene también esas cosas”

SS: ¿Podremos recuperar las Malvinas?

Mira las Islas Malvinas pertenecen a América Latina, como él amazona en Brasil o tantos lugares naturales más, el mundo esta pendiente de esos lugares porque sabe que en algún momento va a faltar agua o recursos minerales, los ingleses tienen sus intereses ahí y también en la Antártida…

SS: ¿Vos pensas que hay que juzgar a los responsables de los que nos llevaron a la guerra?

Yo pienso que sí, además esta el informe Rattenbach, que señala todo lo que se hizo mal…es un tema complejo…

SS: Esta todo el tema del armamento en mal estado, ¿vos como lo viviste como artillero?

Y si en nuestro caso teníamos tres cañones que se iban deteriorando  más y más y al final con una parte de uno y otra parte de otro se termino armando uno pero que no duro mucho tiempo…

La charla sigue y va tomando distintos caminos. Las preguntas siguen apareciendo: y por qué perdimos?, y cuanto cobran los veteranos?…también hay lugar para los recuerdos que se van deteniendo en distintos momentos de la vida de Germán, el sorteo para la colimba, su paso por ella…el momento de la partida hacia las islas sin poder despedirse de sus familiares, su pasión por el lobo platense. A 30 años de la guerra nuestro abrazo a todos los ex combatientes y un GRACIAS gigante a Germán que sigue caminando haciendo memoria de una guerra injusta.

¡Gracias Marcelo Arizaga por el envío de esta nota!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s