La CPM presenta el libro Sujeto de castigos

“Sujeto de castigos. Hacia una sociología del sistema penal” (Ed. Homo Sapiens, 2012), con la coordinación editorial de Alcira Daroqui, Ana Laura López y Roberto F. Cipriano García, en co-autoría con María del Rosario Bouilly, Julia Pasin, Jimena Andersen, Silvia Guemureman y Agustina Suarez.

Se trata de un texto editado por la Comisión Provincial por la Memoria y escrito por siete sociólogas pertenecientes al Grupo de Estudios sobre Sistema Penal y DDHH (GESPyDH) del Instituto Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales, UBA. Es el producto de una investigación efectuada por acuerdo inter-institucional entre la Comisión por la Memoria (a través de su Comité contra la Tortura) con el Instituto Gino Germani. Ambos actores articularon sus saberes, experiencias y dispositivos de trabajo para hacer un exhaustivo relevamiento de campo para esta investigación en el marco de las inspecciones regulares del CCT a los lugares de detención de niños y jóvenes.

Como respaldo empírico y a través de entrevistas directas cara a cara, se tomó contacto con la mitad de los adolescentes detenidos en instituciones penales cerradas en la provincia de buenos aires. Estas entrevistas fueron trianguladas con fuentes documentales, observaciones de campo y entrevistas a los directivos de los establecimientos.

El libro cuenta con el prologo de Pérez Esquivel y una presentación institucional de la CPM (Cipriano) y otra del GESPyDH (Daroqui). Luego aborda un análisis crítico de la información disponible (datos secundarios) sobre penalidad juvenil, para luego adentrarse en el desarrollo metodológico de la investigación, incluido el posicionamiento en relación a los derechos humanos y la producción de conocimiento.

Dos conceptos son centrales en el libro: por un lado el de “cadena punitiva” que refiere al entramado de prácticas y discursos de la policía, la justicia y la cárcel. Sobre estos tres actores/momentos de la construcción de trayectorias juveniles penalizadas se detiene el análisis de la primera parte del libro. Luego se desagregan -a través del segundo concepto relevante-, el de “gobierno”, la vida en el encierro a través de dos dimensiones, por un lado la del pretendido “tratamiento” (educación, trabajo, visitas familiares, contacto con el exterior y con medios de comunicación) y por el otro la dimensión de “las violencias” o lo que hemos llamado “el castigo dentro del castigo” referido a la sanciones, las requisas, los avances sobre el cuerpo y por último las agresiones físicas y verbales. Aspectos éstos imprescindibles en el gobierno institucional de los sujetos fijados al espacio cerrado.

Cierra con un epílogo (“El sistema de la crueldad juvenil”) y una síntesis de resultados. En el anexo hay reglamentos, fotos y croquis de los establecimientos de encierro, entre otras cosas.

En su construcción y acorde al posicionamiento que el CCT y el GESPyDH postulan hace ya varios años, la investigación privilegió la voz de los jóvenes detenidos como relato significativo para reconstruir ya no sus propias biografías (objeto fetiche del sistema inquisitivo-diagnóstico) sino como testimonio clave para comprender las prácticas de las instituciones que los atraviesan y componen la cadena punitiva (gradientes que van acumulando intensidad de sujeción punitiva) en lo singular y lo transversal a cada una de las agencias del sistema penal.

FUENTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s