Aprobaron el Plan Estratégico de Salud Integral en el Servicio Penitenciario Federal

Los ministerios de Justicia y de Salud aprobaron el Plan Estratégico de Salud Integral en el Servicio Penitenciario Federal 2012-2015, cuyo objetivo es la consolidación de un sistema integral de atención de las enfermedades y el cuidado de la salud de las personas privadas de libertad.

Las carteras nacionales firmaron la Resolución Conjunta 10/2013 y 77/2013, publicada hoy en el Boletín Oficial, que establece que estarán a cargo del Ministerio de Justicia las acciones relacionadas con sus obligaciones específicas dentro de los establecimientos penitenciarios. Por su parte, El Ministerio de Salud estará a cargo de la implementación de los aspectos relativos a la ejecución de los protocolos de salud (ver anexos I y II adjuntos).

El Anexo I de la resolución recuerda que el 29 de julio de 2008 se firmó el Convenio Marco de Cooperación y Asistencia “Justicia con Salud, Salud para Incluir” entre los ministerios, que da origen a una Unidad Interministerial Coordinadora de Salud Penitenciaria, que hoy genera el Programa Nacional de Salud en Contexto de Encierro, en el ámbito del Ministerio de Salud.

“Se hace mandatorio, entonces, la confección de un plan estratégico de salud que diseñe y establezca los objetivos y estrategias necesarias para consolidar la base de trabajo sanitario, para el Plan Estratégico de Salud integral en el Servicio Penitenciario Federal 2012-2015”, precisa.

Tal como se explicita en la Declaración Universal de Derechos Humanos (art. 25), el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (art. 12), la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (art. 12), y la Convención sobre los Derechos del Niño (art. 24): la salud es un derecho para nuestro pueblo y su cuidado es un deber indelegable para el Estado.

Las personas privadas de su libertad y a resguardo del Servicio Penitenciario Federal conservan ese derecho. Es deber de la Institución Penitenciaria tomar las medidas para la prevención, tratamiento y rehabilitación de dichas personas, según exige la Ley Nacional de Ejecución de la Pena Privativa de la Libertad.

Partiendo de este marco normativo, el referido Convenio Marco de Cooperación y Asistencia “Justicia con Salud, Salud para Incluir” se propuso tanto diseñar e implementar las políticas sanitarias en el ámbito de los establecimientos penitenciarios, como referenciar a las personas que egresen en libertad con los centros sanitarios para continuar su tratamiento.

Para el cumplimiento de tal fin, el Servicio Penitenciario Federal cuenta con una Dirección de Sanidad y equipos asistenciales en todas las unidades penitenciarias federales del país, que se organizan según complejidad de infraestructura y profesionales.

Esos equipos son los responsables de las tareas de prevención, tratamiento y recuperación de la salud de las personas privadas de la libertad y, eventualmente, de gestionar y realizar los traslados de los pacientes para tratamiento a centros de atención en el medio libre, según criterios sanitarios pertinentes.

Para aquellos ciudadanos que recuperan la libertad, la Dirección Nacional de Readaptación Social del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y la Dirección de Medicina Comunitaria —Programa de Salud en Contexto de Encierro— del Ministerio de Salud de la Nación se constituyen como el nexo principal para garantizar la inclusión social efectiva y la continuidad en el cuidado de la salud.

El Plan Estratégico de Salud Integral en el Servicio Penitenciario Federal 2012-2015 tiene como objeto constituir las líneas generales de planificación estratégica para la actuación sanitaria en el contexto de encierro, asentándose en la realidad epidemiológica particular del medio, con vistas a optimizar un cuidado de la salud que permita favorecer las acciones de inclusión social que orientan el trabajo del Ministerio de Justicia en esta materia, e involucrando a todos los actores institucionales de relevancia que deban participar en esta labor.

El plan fue elaborado por el equipo de salud de la Subsecretaría de Gestión Penitenciaria del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, con el aporte sustantivo de la Dirección de Sanidad dependiente de la Dirección Nacional del Servicio Penitenciario Federal, del Programa de Salud en Contextos de Encierro de la Dirección de Medicina Comunitaria del Ministerio de Salud de la Nación, y de los Programas Nacionales de Salud que sumaron a la tarea de diseño de estrategia de intervención focalizada, cuyos protocolos de actuación se incluyen como anexo.

El SPF tiene bajo su cuidado a aproximadamente 9.800 personas; 91 por ciento varones y 9 por ciento mujeres. La distribución es federal, aunque en el área metropolitana se encuentra el 62 por ciento, mientras que el 38 por ciento se halla distribuido en el resto del país (NOA, NEA, Centro y Sur). Dentro del personal de Salud perteneciente al SPF se cuenta, a julio de 2012, con 734 trabajadores entre profesionales y auxiliares.

En el anexo se asegura que las personas privadas de la libertad no sólo poseen los mismos factores de riesgo para desarrollar enfermedades que aquellos que no lo están, sino que además éstos se ven incrementados por el contexto de encierro y la falta de libertad.

“En efecto, la situación epidemiológica y sanitaria dentro del SPF muestra indicadores de enfermedad que superan a los del medio libre: 9 veces, en el caso de las infecciones por el VIH (4 por mil en población general adulta y 29,6 por mil en las personas a disposición de la justicia bajo resguardo del SPF), y casi 16 veces, en el caso de infecciones por el bacilo de la Tuberculosis (3,9 en 1000 SPF y 0,25 en mil en población general)”, indica.

Por todo lo expuesto, el objetivo principal de plan es el de “consolidar un sistema integral de atención de la enfermedad y cuidado de la salud que incluya a las personas privadas de la libertad y que continúe asistiéndolas al egresar de los establecimientos penitenciarios”.

Entre los objetivos específicos, el acuerdo conjunto busca generar sistemas de promoción de la salud en las unidades penitenciarias; desarrollar estrategias de prevención; abordar estrategias para disminuir la incidencia de enfermedades no transmisibles; generar un sistema de continuidad dentro del SPF y con las instituciones de salud del medio libre; optimizar la administración de recursos e insumos y generar conocimiento acerca de los procesos de salud-enfermedad-atención que se desarrollan en el SPF, su epidemiología e impacto. 

http://www.prensa.argentina.ar/2013/01/30/38035-aprobaron-el-plan-estrategico-de-salud-integral-en-el-servicio-penitenciario-federal.php

Salud en contexto de encierro, acuerdo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s