Más de 40 mil jóvenes y adultos reciben educación en las cárceles

LLegué a este penal sin saber nada, aquí algo estoy aprendiendo. Llegué con las manos duras, sin poder agarrar el lápiz”, cuenta un alumno del primario que se dicta en la cárcel de Tucumán. Su testimonio parece incluir involuntariamente la voz de muchos otros jóvenes y habla, entre otras cosas, de que la movida educativa que lleva a cabo el Estado en contextos de encierro va en serio. Conviene destacar que en ocho años los indicadores se dispararon. Según estadísticas del Ministerio de Justicia y el de Educación de la Nación respectivamente, actualmente hay 52.457 jóvenes y adultos en unidades penitenciarias. Del total unos 40 mil acceden a ofertas de educación y de formación profesional, mientras que en 2002 sólo 11.497 lo hacían, es decir, hubo un crecimiento de +248%. También vale la pena destacar que, mientras en 2002 sólo 2490 reclusos accedían al secundario, en 2010 lo hacían 16.382. La cifra aumentó +557 por ciento. Las encuestas que se hicieron al respecto demostraron que las condiciones socioeducativas de las personas privadas de libertad previas al encarcelamiento expresaban múltiples necesidades básicas insatisfechas: de los 52.457 detenidos en cárceles, el 92% no finalizó el nivel secundario, el 80% estaba desocupado y el 64% no tenía oficio ni profesión antes de su detención. En este sentido, es pertinente preguntarse qué rol vienen a cumplir las universidades.
Quizá sirva como génesis para explicar el fenómeno, citar aquello que cuenta Marta Laferriére, directora del programa de extensión UBA XXI en las cárceles, que lleva a cabo la tarea desde el año 1991 cuando comenzaron sus primeras actividades en Devoto y unos años después en la cárcel de mujeres de Ezeiza.  Laferriére expresa: “El proyecto surgió a mi regreso al país cuando comencé a participar en la organización del Ciclo Básico Común. En las escalinatas del edificio donde trabajábamos, me encontré con una mujer que parecía perdida. Le pregunté qué buscaba y me dijo ‘que mi hijo estudie’. Me contó que estaba preso en Devoto. De ahí surge la idea, con la intención de que el proyecto sea poroso, que el adentro esté afuera y viceversa, explica. En el marco de dicho programa la UBA inauguró a fines de 2012 un laboratorio de computación en el complejo penitenciario para varones de Ezeiza, que contó con más de 120 inscriptos para tomar clases de informática.
A la titánica tarea de la Universidad de Buenos Aires, se le fueron sumando otros actores que también aportaron su granito de arena. Actualmente la Universidad Nacional de La Plata extiende sus ofertas curriculares en las cárceles bonaerenses: UPB N° 9 de La Plata), UPB N° 12 de Gorina, la UPB N° 24 y N° 31 de Florencio Varela, asi como la UPB N° 3 de San Nicolás y la UPB N° 5 de Mercedes. Las carreras que se dictan son Derecho, Periodismo, Sociología y Profesorado de Historia.
La Universidad Nacional de Cuyo llega a los establecimientos penitenciarios de Almafuerte, El Borbollón y Boulogne Sur Mer. Ofrece 12 carreras de grado: Derecho, Trabajo Social, Administración Pública, Historia, Letras, Ciencias de la Educación, Filosofía, entre otras.
Por su parte, la Universidad Nacional de Córdoba centra sus acciones en el penal del Barrio San Martín a través del Programa Universidad en la Cárcel (PUC) llevando las carreras de Filosofía, Historia, Bibliotecología y Ciencias de la Educación.
También la Universidad Nacional de Mar del Plata dicta Derecho a las UPB N° 6 de Dolores y la UPB N° 1 de Olmos y La Universidad Nacional de San Martín dicta en la UPB N° 48 de José León Suárez la carrera de Sociología y Talleres de Extensión sobre Sistema de Información, Derechos Humanos y otras temáticas. A esta se le suma La Universidad Nacional de Lomas de Zamora que ofrece en las UPB N° 24 y N° 31 de Florencio Varela la carrera de Periodismo.  La Universidad Nacional del Noroeste (UNNOBA) también dicta en la UPB N° 13 de Junín la carrera de Derecho para detenidos y para agentes penitenciarios, quienes trabajan conjuntamente. La Universidad Nacional del Centro llega a la UPB N° 2 del partido de Olavarría con las carreras de Antropología, Arqueología y Comunicación Social y la Universidad Nacional del Litoral también se acerca a las cárceles gracias al Centro Universitario Multimedial de Educación a Distancia que llega desde 2008 a las cárceles de la provincia de Santa Fe a través de Aulas Virtuales y ofrece las tecnicaturas Superiores en Higiene y Seguridad Alimentaría, en Interiorismo y Decoración, y en Previsión Social.

One thought on “Más de 40 mil jóvenes y adultos reciben educación en las cárceles

  1. Estimados, a veces suben notas muy buenas, pero con toda la experiencia que hay y los datos de cómo se hacen los números; no se puede decir que más del 65% de los presos va a la escuela. Es una falacia total. No da siquiera el espacio físico para ello… Es muy ingenuo si tomamos como dato las cifras de inscriptos, siempre abandonan más de la mitad apenas empezado el año, muchos no llegan a la escuela ni una vez por los traslados y de lso que quedan la mitad abandona después del receso de invierno. Digo abandona porque no siempre se sabe si fueron trasladados o desistieron.
    Saludo atento, Fabián

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s